negocio

¿Está listo su negocio para el futuro?

Muchas de las cosas que las personas conocen en la actualidad van a desaparecer en la medida en que la tecnología vaya extendiéndose en todos los planos de la sociedad: el académico, de negocios y finanzas, por mencionar algunos.

Y más allá de parecer un presagio negativo y un futuro caótico hollywoodense, lo cierto es que algunas tecnologías como el aprendizaje de máquinas, el análisis de los grandes volúmenes de datos o el Internet de las Cosas están influyendo desde ya en la toma de decisiones de los negocios.

Un claro ejemplo de ello es Amazon Go, que por un lado se esfuerza por satisfacer las necesidades de los consumidores y por otro aprovecha la maximización de su cadena de abastecimiento del negocio.

Werner Vogels, CTO y vicepresidente de Amazon, considera que “a la hora de pensar en el trabajo del mañana, no es constructivo basar el diálogo en las estructuras que existen hoy en día. Más bien, deberíamos preguntarnos una pregunta completamente diferente, a saber: ¿qué está cambiando en el entorno de trabajo actual, tanto a nivel organizativo como cualitativo?”.

Aunque en la producción industrial las tareas humanas han cambiado poco, algunos componentes han sido sustituidos por máquinas, aunque lo cierto es que la digitalización permite realizar más tareas, planteó Vogels.

“Gracias a las nuevas posibilidades tecnológicas de las que disfrutamos y a la mayor capacidad de computación de la que disponemos, el trabajo del futuro estará más centrado en las personas y menos en las máquinas”, consideró.

En los años venideros, la interacción con la tecnología se irá volviendo más natural por diferentes métodos: comandos de voz, tacto o la vista. Un claro ejemplo de ello es la utilización de Amazon Alexa por parte de la NASA en las salas de reuniones para programar su uso.

Un último ejemplo es que mientras se toman decisiones importantes, Amazon Web Services Transcribe realiza todas las anotaciones para enviarlas después a los participantes.

Un informe del Foro Económico Mundial que aborda esta temática señala que para América Latina los roles emergentes se concentran en el análisis y desarrollo de software y aplicaciones, científicos y analistas de datos, así como profesionales de mercadeo y ventas.

Mientras que las habilidades emergentes se orientan al pensamiento analítico e innovación; creatividad, originalidad e iniciativas; así como inteligencia emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *